miércoles, 1 de enero de 2020

2020

Ojalá seamos dignos de la desesperada esperanza.

Ojalá podamos tener el coraje de estar solos y la valentía de arriesgarnos a estar juntos, porque de nada sirve un diente fuera de la boca, ni un dedo fuera de la mano.

Ojalá podamos ser desobedientes, cada vez que recibimos órdenes que humillan nuestra conciencia o violan nuestro sentido común.

Ojalá podamos ser tan porfiados para seguir creyendo, contra toda evidencia, que la condición humana vale la pena, porque hemos sido mal hechos, pero no estamos terminados.

Ojalá podamos ser capaces de seguir caminando los caminos del viento, a pesar de las caídas y las traiciones y las derrotas, porque la historia continúa, más allá de nosotros, y cuando ella dice adiós, está diciendo: hasta luego.

Ojalá podamos mantener viva la certeza de que es posible ser compatriota y contemporáneo de todo aquel que viva animado por la voluntad de justicia y la voluntad de belleza, nazca donde nazca y viva cuando viva, porque no tienen fronteras los mapas del alma ni del tiempo. 

Autor: Eduardo Galeano 

domingo, 29 de diciembre de 2019

Ajuste con polenta

Las primeras medidas económicas del nuevo gobierno de Alberto Fernandez son "ajuste con polenta" disfrazadas de "solidaridad".

El Estado argentino tiene, hace décadas, un gasto publico abrumador e ineficiente que no puede financiar con sus propios recursos genuinos sin recurrir a instrumentos autodestructivos como emisión monetaria descontrolada (que termina siendo la génesis de la alta inflación que padecemos), una presión tributaria asfixiante (que hace que aquellos que pagamos impuestos destinemos el 50% de nuestros ingresos a eso), alto endeudamiento externo (que solo termina generando futuras presiones de los acreedores para ajustar y pagar capital e intereses adeudados a cambio de reformas estructurales que quitan derechos adquiridos a la población especialmente a jubilados y trabajadores).

Seria sensato que aquellos que defienden lo indefendible de AMBOS lados se den cuenta que, ganara quien ganara y sin importar la ideología, el ajuste era inevitable de una forma u otra en gran medida producto de las pésimas gestiones económicas de los gobiernos "K" y "M" de los últimos años que tanto fanatizan en un River vs Boca político sin sentido a casi 90% del electorado argentino y nos siguen hundiendo en un pozo decadente de cual, por desgracia, así no encontraremos la salida.

sábado, 28 de diciembre de 2019

Que la inocencia les valga

El 28 de diciembre de 2017, curiosamente el Día de los Inocentes, fue una fecha de quiebre para el Gobierno de Cambiemos. Hasta ese momento, el Banco Central de la República Argentina, que era presidido por Federico Sturzenegger, había fijado una meta de inflación para 2018 de 10%, con posibilidades de dos puntos más o dos puntos menos. Sin embargo, desde el ala político- económica del Gobierno decidieron que era necesario "sincerar" las metas y presionaron al BCRA para que corrigiera y elevara el objetivo a una meta del 15%.  

Los mercados rechazaron el anuncio, no por la noticia que se daba en sí mismo, sino porque sintieron que el Gobierno estaba interviniendo, de manera encubierta, el Banco Central. De hecho, el cambio de meta fue anunciado en una conferencia de prensa en la cual estuvieron presentes el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el entonces ministro de Finanzas, Luis Caputo. A la derecha de Peña aparecía Sturzenegger, cuya imagen empezaba a desdibujarse hasta renunciar el 14 de junio de este año y ser reemplazado por Caputo. 

A partir de aquel día, Marcos Peña pasó a convertirse en una figura muy criticada por los mercados, que suelen ponderar la independencia de los bancos centrales respecto de la política. Algunos analistas le endilgan al 28D la responsabilidad de varios de los principales eventos desafortunados que tuvo la economía argentina durante 2018, es decir: la corrida cambiaria, la suba del riesgo país y la inflación y que significo el principio de la actual crisis económica que, dos años después, aun afecta al país. 

La inflación esperada para el 2020 es de 40% aprox

viernes, 22 de noviembre de 2019

Cerati mas (en) vivo que nunca

Sucedió diez años atrás. En el estadio de béisbol de Monterrey, Gustavo Cerati dio el puntapié inicial del Fuerza Natural Tour con un show descomunal, por las canciones, por la banda, por el extraordinario momento artístico que vivía. Nadie sabía -nadie podía saberlo- que el final de esa misma gira iba a ser tan doloroso. El 19 de noviembre de 2009, el compositor, guitarrista y cantante abría una nueva fase en una carrera solista ya llena de cumbres, y los mexicanos iban a ser los primeros testigos de ello.

Diez años después, las salas de Cinemark Hoyts lucen repletas y en estado de show. A nadie le importa que ahí haya una pantalla de cine, se canta y se aplaude y se celebra. Se participa. Porque nada puede diluir la pena por haber perdido a un artista esencial de la cultura argentina, pero su obra, queda claro otra vez cuando las luces del cine se apagan, refulge como siempre. Gustavo Cerati en vivo en Monterrey, el doble CD + DVD que Sony Music lanza este miércoles en todo el continente, tuvo su premiere en 400 pantallas de Latinoamérica, Estados Unidos y España; en Argentina agotó todas sus funciones y fue vista por casi 12 mil espectadores.. La experiencia de ver Fuerza Natural en vivo y en pantalla gigante era demasiado tentadora.

Y sí, claro, hay cierto sabor agridulce. Pesa un poco en el alma verlo a Gustavo tan entero, en un pico creativo, con el maldito diario del lunes que dice que ya no está. Por eso es mejor tratar de hacer abstracción y disfrutarlo, gracias al sonido logrado por Adrián Taverna sin retocar una sola toma. Y el esfuerzo es posible por lo que sucede sobre el escenario, lo que transmite la pantalla. Parece mentira que se trate del primer show de una gira: Richard Coleman (guitarra, lap steel, coros), Leandro Fresco (teclados, coros), Fernando Samalea (batería), Fernando Nalé (bajo, guitarra, coros), Gonzalo Córdoba (guitarra) y Anita Alvarez de Toledo (coros) suenan con el aplomo de una banda de largo kilometraje. Es cierto que varios de esos músicos ya venían compartiendo el camino de Gustavo, pero lo que opera aquí es el convencimiento de la música que están tocando. Y todo fluye.

Eso se vuelve indiscutible desde la audacia de la propuesta: en lugar del recurso fácil de ir mechando sus canciones nuevas con el material conocido, Cerati estructuró el show con una primera parte hecha de estrenos, reservándose para el final una selección de páginas anteriores también bastante audaz. “Este es un disco fundamentalmente empujado por el deseo”, dice al comienzo del concert film, y no caben dudas de ello. A medida que avanza esa primera parte, el deseo de compartir esas canciones, esa “nuevas temáticas” a las que también alude en el principio, produce una comunión y un disfrute inevitables. No puede ser de otra manera, con ese combo de apertura de “Fuerza natural” y “Magia”, la incendiaria versión de “Deja Vu”, la furia desatada de “Dominó”, la lisérgica hipnosis de “Sal” o el clima del segmento en el que baja un par de cambios y engancha “Amor sin rodeos”, “Tracción a sangre” y una rendición de “Cactus” cuya belleza deja imantado al auditorio.

Por si se necesitaba otra prueba concreta, la primera hora de En vivo en Monterrey aclara bien los tantos. Porque la temprana partida de un artista a veces provoca lecturas distorsionadas, pero en el caso de Cerati no hay dudas: Fuerza Natural era y es un disco enorme. Terminada la “burbuja en el tiempo” del regreso de Soda Stereo, el músico transitaba un momento de gracia con respecto a su pasado y su presente. El setlist mismo es toda una declaración de principios, con la única concesión a la nostalgia de “Zona de promesas”: Cerati venía de revisitar el repertorio de Soda para el record de los seis conciertos en River. Ni deseaba ni necesitaba volver sobre esa historia. Y si a alguien no le gustaba, pues mala suerte.

Mala suerte... y mala oreja: la segunda parte del show en el noreste mexicano es otro festín. Porque en el principio está ese single grabado en 1993 para el compilado Zona de Promesas, pero lo que sigue hace temblar las paredes con elecciones también impulsadas por el deseo. En “Pulsar” (de Amor Amarillo), Samalea comanda una afiebrada cabalgata que se convierte en aluvión de sonido. El rescate de “Marea de Venus”, uno de los temas grabados junto a Daniel Melero en Colores Santos, es otro desafío a cómo quedarse sentado en la butaca si el cuerpo está inundado de adrenalina musical. “Te llevo para que me lleves” propone un lúdico intercambio con Anita. “Paseo inmoral” es otra andanada bestial, y si en el original de Bocanada contenía un sample del “Rock and roll Part 2” de Gary Glitter, aquí propicia un cambio para puro disfrute de Gustavo y Richard, que se lanzan a citar el riff de “Post Crucifixión”. Es inevitable hacer los links, recordar que Coleman supo grabar el tema de Pescado Rabioso en el primer disco de Los 7 Delfines, y que poco después del debut en Monterrey Cerati participaría del concierto de las Bandas Eternas en Vélez.

Y eso no es el final, porque hay lugar para la contractura rítmica de “Cosas imposibles”, y otro desborde con “La excepción” –con una cita al “Rebel Rebel” de David Bowie, otro héroe de los dos amigos-, y la inoxidable “Crimen”, y todo el público participando del “¡Gracias por venir!” de “Puente”, y la banda que comenzó de negro pero ahora está de punta en blanco empezando a despedirse con “Lago en el cielo” y “#”. Son muchas emociones con tanta historia encima. Son muchas pruebas de la enormidad de la obra de ese señor de la música llamado Gustavo Cerati. Tantas que, cuando se acerca al micrófono e introduce a una célebre canción diciendo que “poder decir adiós es crecer”, entonces sí, las compuertas se abren y se pianta el lagrimón. La yuta madre, Gustavo. Como a Luis, nunca vamos a dejar de extrañarte.

Autor original: Eduardo Fabregat para Pagina 12 



lunes, 11 de noviembre de 2019

Lamento boliviano

No esta bien que un dirigente como Evo Morales, que dice ser "del pueblo", avasalle la voluntad de la sociedad que se expreso en las urnas en forma democrática: ya sea fraguando elecciones para conseguir un cuarto mandato consecutivo que viola la ley o haciendo caso omiso a un plebiscito que el mismo convoco y donde prevaleció el NO a su reelección.

Pero NADA justifica la violencia y un golpe de estado cívico-político-policial-militar para sacarlo del poder. Lo mas triste es que todo esto terminara destruyendo los avances en materia de derechos sociales, la baja de la pobreza y desigualdad, el crecimiento y estabilidad económica que ese país había logrado en la ultima década.

Esto se suma a las delicadas situaciones sociales que se viven en el ultimo tiempo en países como Brasil, Venezuela, Perú, Chile y Ecuador, donde las democracias pasan a estar en crisis y dirigentes de extrema derecha toman una relevancia preocupante como Bolsonaro. Hasta el momento se venían haciendo golpes "blandos" como le paso a Dilma y Lugo y el golpe a Evo marca el (penoso) regreso de los levantamientos militares clásicos de los '70 como también le paso a Zelaya en Honduras en 2009. 

Por desgracia, de fondo esta la pelea entre las dos potencias mas grandes de la actualidad: Estados Unidos y China por ver quien ejercerá influencia predominante en la región. Hasta que ese conflicto geopolitico se resuelva, América Latina seguirá siendo (una vez mas) territorio en disputa. 

jueves, 3 de octubre de 2019

Una vuelta mas

Quizás sea por dinero, por egos heridos que necesitan sanar u homenajear/celebrar a quien ya no esta. Puede que sea por uno de estos motivos, todos o ninguno. Opiniones a favor y en contra: personas enojadas, contentas, emocionadas, indignadas y hasta con sensaciones mixtas.

Como dijo Gus: "SODA STEREO es la conjunción de tres personas y solo así puede ocurrir". El verdadero ultimo concierto de SODA fue el 21/12/07 en el Estadio River, estuve ahí y fue una fiesta inolvidable. Entiendo que hay toda una generación nueva que nunca los pudo ver en vivo y que Zeta y Charly tienen derecho a tocar sus canciones, pero falta Gus que era el alma del grupo y es IRREEMPLAZABLE. Tampoco me parece correcto que usen el nombre de la banda para publicitar este auto tributo/homenaje al mejor estilo Queen, podrían haber lo hecho bajo otro nombre.  

Mas allá de lo que pensemos, la gira se hará de todas formas y dependerá de cada uno decir si asistiremos o no. Zeta y Charly vuelven "una nueva ultima vez"...¿Ahí Vamos?


viernes, 12 de julio de 2019